jueves, 19 de septiembre de 2013

Bodega Puig Priorat


Se puede decir que éste fue un fin de semana completo, una despedida de soltero tuvo la culpa, nos juntamos un grupo de amigos para festejarlo por todo lo alto. El lugar escogido para tan magna celebración fue una preciosa finca rodeada de viñedos y bosques de pinos, encinas y robles, Les Quimeres, donde casualmente también hacen un excelente vino con D.O Montsant, Finca Fontanals.



Como no podía ser de otra forma empezamos el día visitando una gran bodega de la zona, Bodega Puig Priorat, en Gratallops (Tarragona). Probablemente la mayoría la conoceremos como Viñedos de Íthaca, desde hace relativamente poco tiempo la bodega ha cambiado de nombre, y no sólo eso, también lo ha hecho la imagen y nombre de algunos vinos. Silvia Puig, enóloga e hija del fundador Josep Puig, ha tomado las riendas del barco. Han incorporado algunos vinos nuevos y también han dejado de elaborar otros.

Subidos a un 4x4 empezamos la visita paseando entre las viñas, las cepas estaban en pleno esplendor, magníficos racimos de uva ya maduros esperan a ser vendimiados. Pudimos ver las distintas variedades con las que trabajan: Syrah, Garnacha, Cabernet Sauvignon, Touriga Nacional, Cariñena...Las variedades blancas, Garnacha Blanca y Pedro Ximénez se encuentran ubicadas en Poboleda. Seguido, nos trasladamos a la bodega para ver la zona de vinificación y donde duermen las barricas a temperatura constante. Terminada la parte teórica, toca ya disfrutar de los vinos:



Empezamos por una de las novedades, un blanco de Rueda, Dominicus Verdejo 2012, no soy muy "verdejero" por lo que no lo disfruté tanto como el resto de vinos, correcto, sin más. Proseguimos con su blanco por excelencia (a mi entender), Odysseus Garnatxa Blanca 2012, frescura, untuosidad y mineralidad, una gozada de vino, y con unos añitos más encima, mejor. Seguimos con otro blanco, Odysseus Pedro Ximénez 2012, esta vez no me entusiasmo como en ocasiones anteriores, quizás porque venía precedido de una excelente Garnacha Blanca.
Pasamos a los tintos y empezamos por la nueva incorporación, Dominicus tinto 2009, cupage de Garnacha (50%), Cariñena (35%) y Syrah (15%). Sus 12 meses de crianza en barricas de roble francés se notan, sobretodo en nariz, sin ser excesivo eso sí, le aporta al vino esos toques de madera noble, tostados y regaliz, sin que la fruta pierda protagonismo. Un vino muy interesante a muy buen precio teniendo en cuenta que es un Priorat, aunque también creo que es el menos Priorat de todos los tintos de la bodega. Seguimos con el Akyles 2009, Garnacha Negra y Peluda (45%), Cariñena (40%) y Cabernet Sauvignon (15%), fue el vino que más me gustó de la cata, anteriores añadas de este tinto me habían dejado algo descolocado por su marcada rusticidad, pero esta vez ha sido muy diferente, un vinazo, un Priorat de cabo a rabo, nariz compleja y de gran personalidad, fruta y madera van de la mano, todo muy bien ensamblado, en boca es todo poderío, elegancia y sutileza, goloso y persistente, dejando un inmejorable sabor de boca. Vamos con el hermano mayor del Akyles, Odysseus Único 2009 (anteriormente era el etiqueta roja), Garnacha Negra y Peluda (40%), Cariñena de viejos costeros (40%), Cabernet Sauvignon y Syrah (10% respectivamente), un vino de gran expresión donde la concentración y la mineralidad son su santo y seña, le faltó tiempo en copa, tiempo que no le dimos, lo bebimos antes de que nos pudiera expresar todo su potencial, aunque sin duda vimos que estábamos delante de un gran vino. Terminamos la cata con uno de los dulces de la bodega, Penélope dulce de Garnacha Peluda 2009, notas pasificadas, compotadas y frutos secos, untuoso en boca, dejando notas de caramelo y ligeras sensaciones a chocolate negro, excelente vino para postres o para acompañar unos quesos azules.


Como ya anunciaba al inicio del post hay vinos que han dejado de elaborar, estos son el Odysseus Etiqueta Negra (era el vino top de la bodega), y el Odysseus Rosado, que por cierto tuvimos la suerte de poder descorchar una botella en la cata, uno de mis rosados de cabecera, y el vino que me hizo conocer esta pequeña pero gran bodega del Priorat.

Y en resumidas cuentas esto fue todo, pero no me gustaria terminar este escrito sin antes agradecer a Salva Costa su amabilidad y su savoir fair, moltissimes gràcies per tot!!

Salut!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada